14/1/16

Como plantar un limonero

Para plantar un limonero hay que hacer que nuestras semillas germinen; para ello lo primero es que conservemos las semillas maduras de los limones que utilicemos. 

Es preciso que estén enteras y sin la sustancia gelosa que las cubre, así que debemos enjuagarlas primero bajo un chorro de agua. Esto impedirá que le salgan hongos y maten las plantas.

Las semillas se escurren un poco y se colocan en macetas o botes con tierra abonada y nueva. La tierra debe de estar húmeda pero no empapada, pues esto podría pudrir nuestras semillas, y la maceta debe tener un nivel de tierra centímetro y medio o dos centímetros por debajo de la orilla. 

Clavaremos las semillas de limón una a una en la tierra a una profundidad de centímetro y medio. Algo muy importante es que sembremos nuestras semillas recién recolectadas pues de lo contrario no geminarán.

Hay que cubrirlas con piedritas o turba pequeña, y con papel filme o una bolsa plástica y las dejamos en un lugar tibio. Lo importante es que nuestras semillas tengan la temperatura ideal para germinar.

Sabremos que empiezan a germinar cuando de entre las piedritas o la turba salgan pequeños brotes verdes. Este será el momento de quitarles el plástico y cambiarlas a un lugar donde les de mucha luz, ya que los limoneros son plantas que requieren mucha luz. No debemos olvidar que la tierra debe mantenerse húmeda, lo mejor es regarlas un poco cuando la tierra comience a secarse.

Lo mejor es que dejemos los brotes por dos meses en las macetas antes de trasplantarlos, en esta etapa son muy delicados y necesitan tiempo, agua y nutrientes para crecer. Cuando los brotes tengan dos meses o la fuerza suficiente para resistir un traslado a otra maceta podemos cambiarlos a una maceta más grande antes de pasarlos al jardín.

Fuente: www.imujer.com

1 comentario:

  1. Lo intentaré, siempre quise tener un limonero.
    Saludos

    ResponderEliminar